Bárbara Marisa Aramendi - Proyecto

La subdelegación de la Puna en la Intendencia de Salta del Tucumán

Bárbara Marisa Aramendi

Universidad Nacional de Salta, Argentina
correo-e: barbara_aramendi@yahoo.com.ar

Pocos días después de tomar posesión de la Intendencia de Salta del Tucumán en 1784, el Gobernador Intendente, Andrés Mestre, estableció el régimen de subdelegados. Los subdelegados podían ser de dos clases, los que se nombraban para las ciudades y villas de españoles subalternas con competencia en las causas de hacienda y guerra que venían básicamente a suplantar al teniente de gobernador y los nombrados para los pueblos de indios que fueran cabecera de partido y en que hubiese habido teniente de gobernador, corregidor o alcalde mayor. A estos últimos se les encargaban las cuatro causas, con facultades de jueces ordinarios y debían mantener a los naturales en buen orden, obediencia y civilidad. En Salta solo tuvieron a su cargo las cuatro causas los subdelegados de Orán y los de la Puna, por tratarse de pueblos que reunían las características de pueblos de indios.

Las labores de los subdelegados en las causas de Hacienda y de Guerra correspondían en su mayor parte a las del intendente, como delegados de este tenían que vigilar todos los organismos de administración financiera en el área de su partido. En la administración de las causas de Justicia y Policía debían encargarse de la justicia en primera instancia y responsabilizarse de la tranquilidad y orden públicos.[1] Para el caso específico de la Puna se agregaba el hecho de que el subdelegado debía actuar en los asuntos tocantes a la actividad minera, como alcalde de minas.

El caso de la Puna reviste un carácter especial, se trata de un espacio que estaba integrado en un modelo económico de intercambios comerciales con el Alto Perú y Chile. Era paso obligado y abastecía a las regiones más cercanas de Charcas de algunos productos alimenticios y de vestimenta mientras que encontraba allí lo necesario para complementar su dieta. Tenía vinculaciones con el puerto de Buenos Aires, las zonas vecinas y algunas provincias del Tucumán.[2]

Tradicionalmente la figura de autoridad designada en el espacio puneño se enfrentó con las autoridades del cabildo jujeño por el control de la mano de obra, de los recursos y por prerrogativas jurisdiccionales encontradas. La riqueza mineral del lugar, la concentración de población indígena y las disputas que se establecieron entre Salta, Charcas y Tucumán, hicieron de la Puna un importante espacio de control político y económico y la figura política que allí se estableció se erigió como un foco de concentración de esas mismas disputas.[3]

Nuestra propuesta aquí es analizar el lugar que ocuparon los subdelegados de la Puna entre los diversos intereses que se erigieron en torno a sus figuras y el espacio donde se desempeñaron para comprender el funcionamiento de la organización estatal, las relaciones que la constituyeron, sus incompatibilidades y contradicciones. Al centrarnos en las figuras de los subdelegados surge la oportunidad de estudiar sus carreras, grados de inserción en la sociedad, adhesión a las ideas ilustradas y los conflictos en los que se vieron involucrados durante al período colonial y el proceso independentista. De la misma manera abre la posibilidad de visualizar una administración con una normativa legal impuesta y a la vez construida desde las prácticas, las relaciones, los intereses y los conflictos nacidos en torno al control de recursos y del poder político.


Notas

[1]: Horst Pietschmann. Las reformas borbónicas y el sistema de intendencias en Nueva España. Un estudio político administrativo. México: FCE, 1996.

[2]: Raquel Gil Montero. Caravaneros y trashumantes en los Andes meridionales. Población y familia indígena en la Puna de Jujuy, 1770-1870. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 2004. Gabriela Sica y Mónica Ulloa. “Jujuy en la colonia. De la fundación de la ciudad a la crisis del orden colonial”. Ana Teruel y Marcelo Lagos (dir.), Jujuy en la Historia. De la colonia al siglo XX. Jujuy: Ed. UnJu, 2006. 43-84.

[3]: Dolores Estruch. “Administración de la justicia y conflictos jurisdiccionales en el Jujuy colonial (siglos XVI y XVII)”. Ana María Lorandi (comp.) El Ocaso del Imperio. Sociedad y cultura en el centro-sur andino. Buenos Aires: Antropofagia, 2013. 125-152.

 
Martínez de Navarrete 505; Col. Las Fuentes, C.P. 59699, Zamora, Michoacán, México
52 (351) 5157100