Blanca Cecilia Briones Jaramillo - Proyecto

Disonancia en la subdelegación de León. Los cambios y continuidades en la forma de gobierno a partir de su fragmentación, 1786- 1810

Blanca Cecilia Briones Jaramillo

Universidad de Guanajuato
correo-e: coatlbj@gmail.com

Los cambios en los reinos americanos fueron variados y pueden ser ubicados en distintos noveles: el económico por su recaudación, el administrativo-territorial al modificar los funcionarios de gobierno y, finalmente, el referente a la llamada centralización política que se buscó con la implantación del sistema de intendencias a partir de 1787. La ordenanza de intendentes dividió el territorio en doce jurisdicciones; sin embargo, fue necesario hacer modificaciones sobre la marcha para que esta ordenanza se adaptara a la realidad novohispana, y es justamente en la delimitación de las subdelegaciones en donde se presentaron mayores movimientos.

La intendencia de Guanajuato se creó con cinco alcaldías mayores: Guanajuato, León, Celaya (con el corregimiento de Salvatierra, Villa de Salamanca y Valle de Santiago), San Luis de la Paz y San Miguel el Grande. El intendente, residía en la ciudad de Guanajuato y sería responsable de la administración financiera, militar y judicial de la jurisdicción a su cargo.

Siguiendo nuestro propósito de estudio, podemos referir que tanto los intendentes Andrés Amat de Tortosa, Juan Antonio Riaño y el interino Pedro José Soriano quienes fungieron durante el período de 1787 a 1810 son personas claves para estudiar las diversas etapa de la fragmentación de las subdelegaciones en la Intendencia de Guanajuato.

En su primera etapa; quien fungió como el primer intendente de Guanajuato; el teniente coronel y capitán Andrés Amat de Tortosa [1] quien tomó posesión del puesto el 24 de noviembre de 1787; tenía experiencia desde de 1751 como teniente y posteriormente subió de grado. En las Islas Canarias donde duró 12 años, en los cuales trazó planos, muelles y fortificaciones. Fue más conocido su papel como ingeniero militar y periodista en Canarias.[2]

José Gálvez (visitador de la Nueva España), pensó en proponerlo para la intendencia de San Luis Potosí, pero finalmente lo enviaron a Guanajuato. [3] Los textos sobre la intendencia de Guanajuato mencionan que el papel del primer intendente fue limitado y aporto poca cosa de 1787 a 1790 durante su cargo tuvo poco tiempo para emprender ni culminar proyectos, lo relevante fue su locura e intento de suicidio. [4] Sin embargo, hemos localizado indicios que nos permiten decir que tuvo un proyecto para crear nuevas subdelegaciones, aunque no concluyó este proyecto, esto se realizó a manos del intendente interino José Soriano. Así mismo, los cambios en la intendencia se le atañen al segundo intendente Juan Antonio Riaño. Al retomar lo anterior podemos percibir que su gestión como intendente es en realidad desconocida.

En ese sentido, sí intento crear nuevas subdelegaciones. Como el caso de Celaya que contaba con una población española numerosa y tres villas como Salamanca, Salvatierra y Yurirapúndaro. Por su situación económica creyó conveniente fraccionarla, pero no lo logró. En San Miguel el Grande sí se formó una nueva subdelegación en la congregación de Dolores para 1790. [5] La subdelegación de León comprendía: los pueblos de San Francisco del Cuisillo, San Miguel de la Real Corona, San Francisco de Pénjamo, San Francisco del Rincón, Purísima Concepción del Rincón y la congregación de San Pedro Piedra Gorda.

El fraccionamiento de esta última subdelegación se dio en tres: León, Pénjamo y Piedra Gorda en 1790. Aunque se efectuó en varias fases. En el caso del pueblo de indios de San Francisco de Pénjamo, la solicitud de separación se dio por los propios vecinos al considerar que no era eficaz la aplicación de la justicia, además querían utilizar las rentas públicas para construir una presa porque sufrían de graves inundaciones. Además, no querían continuar abasteciendo de carne a la villa de León. Asimismo, este proceso inicio en 1790 y finalizó en 1806. [6] Sin embargo, durante ese tiempo siguió supeditada a León en cuestiones de justicia y gobierno. Se nombró como subdelegado a José María Bonilla quien no permaneció mucho tiempo en el cargo, no obstante para 1792 los vecinos de Pénjamo le atribuyen mal uso de su empleo. [7]

Caso contrario nos encontramos en San Pedro Piedra Gorda, durante la gestión del intendente interino José Soriano se nombró un subdelegado [8] y se dio la separación de León. Sin embargo, hubo una larga disputa por parte del anterior teniente para obtener ese cargo; esto ocasiono una revisión del proceso de separación y se ha detectado que durante la etapa del intendente Amat se pretendió llevar a cabo dicha separación, pero a solicitud de los vecinos no se efectuó. [9] De esta forma identificamos que pudo ser una de las propuestas de fraccionamiento de Amat de Tortosa por la rapidez con que se efectuó, ya que Soriano tenía 3 meses en el cargo. Esta nueva subdelegación es reconocida a partir de 1792 durante la época del intendente Juan Antonio Riaño, pero podemos precisar que no fue de esta manera porque se creó dicha subdelegación en 1790, a diferencia de Pénjamo está no tiene ningún vínculo con León a partir de su creación.


Notas

[1]: Andrés Amat de Tortosa nació en Ecija, provincia de Sevilla, España. González Antón, Javier “El documento americanista y Canarias” en Caporossi, Olivier y Javier González Antón (comps). Anuario Americanista Europeo, N° 4-5, 2006-2007. p.163.

[2]: Hernández Gutiérrez, A. Sebastián, “Andrés Amat de Tortosa. Ingeniero y periodista”, en Parabiblos: cuadernos de biblioteconomía y documentación, Las Palmas de Gran Canaria, Asociación Canaria de Archiveros, Bibliotecarios, Documentalistas, 1992, Número 05-06.pp. 53-60.

[3]: Luis Navarro, Servidores del Rey. Los intendentes de Nueva España, Universidad de Sevilla, 2009, página 73.

[4]: David Brading, Mineros y comerciantes en el México borbónico (1763-1810), México: Fondo de Cultura Económica, 1983, página 323.

[5]: Archivo General de la Nación, Subdelegados, Vol.51, exp5, 1793.

[6]: Archivo Histórico Municipal de León, SD-CAB-COM-C.3, EXP 4, 1791.

[7]: Archivo histórico de Guanajuato, Protocolos de Cabildo, libro 94.

[8]: En un primer momento la ordenanza de intendentes señalaba en el artículo 12 el instalar subdelegados y esto virrey los nombramientos de subdelegados que realizará para que éste lo ratificara. Dispuesto en una real orden el 7 de les permitía nombraros libremente, pero posteriormente esto se modificó porque se obligó al intendente a informar al octubre de 1788. AGN, Reales cédulas originales, volumen. 141, expediente 79. Y en Franco Cáceres, Iván, La Intendencia de Valladolid de Michoacán: 1786-1809. Reforma administrativa y exacción fiscal en una región de la Nueva España, México, Instituto Michoacano de Cultura/Fondo de Cultura Económica, 2001, página111.

[9]: Archivo General de la Nación, Subdelegados, Vol.41, exp. 1

 
Martínez de Navarrete 505; Col. Las Fuentes, C.P. 59699, Zamora, Michoacán, México
52 (351) 5157100